Burritos de queso y frijoles picantes con salsa de tomate.

Burritos de queso y frijoles picantes con salsa de tomate.

Estos burritos son más ligeros que los que puedes encontrar en los restaurantes mejicanos. La frijoles y la salsa de tomate los puedes preparan con antelación y, mezclarlo en el último momento para que la receta sea más sencilla.

Ingredientes:
200grs de queso fresco
1 aguacate grande
1 lima o limón
4 tortillas de harina de trigo grandes
1 lechuga iceberg
sal
pimienta negra recién molida
guacamole
nata agria

Frijoles picantes
400gr de frijoles en lata
2 cucharadas de aceite de oliva
½ manojo de cebolletas
2 dientes de ajo
1 cucharadita de chile en polvo suave
1 cucharadita de comino en polvo
1 tomate natural
1 bote de tomate
2 cucharadas de cilantro fresco
zumo de limón (recién exprimido)

Salsa de tomate fresco
350gr de tomate cherry
2 cebolletas, limpias y en rodajas finas
1 pimiento verde
1 lima
2 cucharadas de cilantro fresco

Primero vamos a hacer los frijoles picantes. Pon el aceite en un cazo a fuego medio, fríe las cebolletas un par de minutos, incorpora el ajo, el chile en polvo y el comino y remover. Añadir los tomates, rompiéndolos con un espátula o cuchara de madera. Verter los frijoles, tapar y cocer unos 5-6 minutos, hasta que se haya evaporado todo el líquido. Sacar el cazo del fuego y aplastar los frijoles con un tenedor. Añadir el cilantro y sazonar con zumo de limón y sal al gusto. Resevar.

Prepara a continuación la salsa de tomate. Picar los tomates cherry y poner en bol con las cebolletas, el pimiento verde y el zumo de lima. Salar y mezclar con el cilantro.

Prepara el resto de ingredientes. Desmenuza el queso. Pelar el aguacate y cortar la pulpa en daditos, mezclar con un poco de zumo de limón o lima, sazonar y mezclar con cilantro.
Calienta una sartén a fuego muy suave y pon una de las tortillas. Deja calentar durante un minuto, da la vuelta y calienta por el otro lado. Pon la tortilla en un plato y añade la cuarta parte de los frijoles en el centro. Encima de los frijoles pon una fina capa de queso desmenuzado, y otra capa de lechuga en juliana. Añade el aguacate y una cuchada de la salsa de tomate. Dobla los dos lados de la tortilla hacia el medio, luego enrolla el burrito. Corta en diagonal con un cuchillo afilado y coloca en un plato. Servir con una buena porción de guacamole y nata agria, sí se desea y, más salsa de tomate.